Un correcto aislamiento de una vivienda o local puede suponer un considerable ahorro de energía y, por lo tanto, menos dinero para emplear en las facturas.

Por eso, es una opción inmejorable realizar un trabajo de aislamiento, tanto interior como exterior.

Existen diferentes métodos de aislar un espacio del calor y del frío.

El aislamiento térmico a través de espuma es uno de los más extendidos, ya que tiene muchas ventajas, entre las que podemos enumerar:

  • La espuma no deja fisuras ni juntas, rellenando todos los huecos de la piedra, eliminando así los puentes térmicos
  • Permite el máximo aislamiento, también en lugares difíciles, ya que se adapta a la perfección a cualquier forma o recoveco
  • Funciona en cualquier material, con una adherencia máxima, por lo que no se necesitan pegamentos o adhesivos adicionales para mantenerla fija
  • La espuma no solamente aísla, sino que prolonga la vida útil de un edificio, ya que es un complemento perfecto a la construcción base
  • Es un excelente aislante contra el ruido y la contaminación acústica
  • Es de muy rápida instalación, sobre todo si se compara con otros materiales
  • El ahorro energético con espuma es mayor que con otros materiales, y puede alcanzar hasta un 30% del gasto de agua, electricidad y gas en comparación con una vivienda sin aislamiento
  • Es un material muy fino, con una capa muy delgada se puede conseguir el máximo aislamiento y no se pierden metros cuadrados útiles en la vivienda o local, lo que sí ocurre con los paneles de otros materiales
  • Es segura en el caso de producirse un incendio, y cumple con la normativa de seguridad que marcan las instituciones europeas

Por todo ello, si se ha decidido a acometer el aislamiento con espuma en Bilbao, no dude en contactar con nosotros, tenemos una amplia experiencia en el sector.